Zona de confort | Cuento (Erótico, Noir y Policíaco)

Salgo del escondrijo con olor a sexo. Muchos días, muchos polvos. Ni el alcohol ni los cigarrillos atenuaron el aroma de semen y vagina. Este es el primer día que me aventuro al mundo que está afuera, esperando una señal para no volver a la caverna del sexo; pero veo suciedad, jeringas y un hombre…

Sinécdoque | Cuento (Drama, Erótico)

Ordeno mi cuarto y me encuentro con tus viejas pantimedias. Alguna vez me visitaste, reíste conmigo, me declaraste un amor implícito, y yo también. Dimos piruetas discursivas, entre que sí besarnos, o no besarnos; la pasamos muy bien, fingiendo la timidez con chistes y chismes, pero al final, oh, siempre, siempre ese bendito vino concilió…

Despierta | Cuento (Erótico, Terror)

Yo no sabía que tenía que doler. Era mucha sangre y él lamía su mano. Mis jugos y mi sangre parecían extasiarle. Yo no quise alterarlo, contarle que ya no quería seguir, pero sus ojos convincentes me dejaron pasmada, hecha una tabla en la cama. Entonces siguió, siguió asediando mi Troya, ahora en llamas, llena…

La puertaventana (segunda edición) | Cuento (Absurdo, Humor, Terror)

En el humilde comedor, junto a la estancia, estaba ese conjunto bifurcado de viñetas y cristales, dando la vista al misterioso exterior. Dora, la primera en despertar, movió sus piernas hacia aquel lugar. Un sol naciente, dos promontorios pedregosos que lo acompañaban allá, a lo lejos… Abrió aquel pequeño portal porque parecía ser la hora…

Verdades | Cuento (Fantasía, Surreal, Masticadores México)

Aquella mañana estuvo tan linda que Catalina se volvió polvos cósmicos después de comer habichuelas. Su alrededor era una cabaña modesta, pastos verdes, alegres animales de granja, y otros detalles bucólicos que la mantuvieron en una plenitud paradisíaca. Su mamá, al ver que su hija se revolvió en un remolino de materia desconocida, gritó a…

Deus Ex-Machina | Cuento (Absurdo, Fantasía, Surrealismo)

Samperino encontró la manera en que nadie le volviera a romper el corazón otra vez: Construyó una magnífica máquina del tiempo que, justo cuando se diera el primer flechazo por el pícaro Cupido, usaría el instrumento irreverente a la temporalidad y viajaría al posible momento en que esa persona, cruel y mezquina, le comería sus…