Lucio, el inmortal (segunda edición)| Cuento (Fantasía)

Lucio admiraba el alba cuando cayó en cuenta que era inmortal. El café que solía sostener su mano se desparramó en la guayabera blanca y lisa, pero su mano simulaba aún seguir sosteniendo algún tácito objeto. Ese hombre de mediana edad avanzada llamado Lucio, se quedó paralizado como un mimo imitando un infarto cerebral. Aunque…

Bombas altruistas (segunda edición) | Cuento (Absurdo)

I Un bonito día, Ramiro se cansó de leer tantas noticias tristes. Se levantó de la silla y sus pies se dirigieron hacia fuera de su casa. Llegó al edificio de un periódico internacional, tomó aire, y con sigilo se instaló ilegalmente en su sistema de información. Se dejó llevar entre las teclas del ordenador…

La petaca milagrosa (segunda edición) | Cuento (Fantasía, Humor)

Francisco está terriblemente enfurecido. El sudor de su frente se evapora al llegar al fuego de sus enormes ojos oscuros. Sabe que la tiene muy difícil, así, al mirar que su rancho está hecho pedazos y a su esposa en el suelo a punto de desangrarse. Los jinetes oscuros están a la espera del ingenio…

Magister Equinus | Cuento (Fantasía, Terror, Masticadores México)

La hojarasca pasó al lado de la ventana y Lord Persimer me pidió que la cerrara antes de que él se retirara. Era de noche en el hotel R., con luna llena, sufriendo un frío escandaloso, y el doctor Silverstone ya nos había infundido aquel vapor tan extraño; yo y Oliver nos comunicamos que había…

El pentáculo (segunda edición) | Cuento (Terror)

Esa mano baja lentamente hacia el suelo. Se mueve. Se encuentra. Punto por punto se desliza entre ángulos agudos, obtusos, conteniendo el pulso para que los huesos no se achaquen con su trémulo espanto hasta que la obra termine. Pero falta un tramo y éste se queda en suspensión. El propietario se escandaliza: la mano…

Caverna peligrosa | Cuento (Erótico)

Esta vez fue diferente, porque me lo pediste. Y lo recuerdo muy bien. Estabas esperando, abierta, sujetando las piernas hacia tu abdomen, invitándome con los ojos, con aquellos labios de luna, entreabiertos. Ojos, ojos negros. Yo sujetaba mi pene, frotándolo, esparciendo aquel líquido aceitoso, con sonidos de espasmos aéreos. Oh, me convocabas. Oh, mi erección…

Zona de confort | Cuento (Erótico, Noir y Policíaco)

Salgo del escondrijo con olor a sexo. Muchos días, muchos polvos. Ni el alcohol ni los cigarrillos atenuaron el aroma de semen y vagina. Este es el primer día que me aventuro al mundo que está afuera, esperando una señal para no volver a la caverna del sexo; pero veo suciedad, jeringas y un hombre…