Nos observan | Cuento (Fantasía, Terror)

Originalmente publicado en Tenebris Ficta:
Estuvimos toda la noche discutiendo lo sucedido, y cada pormenor me causó un estremecimiento que, sin dejar de mirar a la vela menguante y a mi interlocutor, vi que el mundo se volvía más oscuro e inhóspito ante mis ansiosos ojos. Así fue, así lo vivimos, una noche escandalosa y…

Los dioses ocultos | Cuento (Fantasía, Terror)

Originalmente publicado en Tenebris Ficta:
Él era todo un tirano enterrado en el sótano de mi casa, volviéndose el nuevo rey del lugar. Yo, mirando a las tinieblas de mi cuarto, me anegaba en pensamientos oprobiosos al escucharlo, sin entender palabra alguna de las que decía. Pero sabía bien lo que quería. Lo que quería…

Sílabas divinas | Cuento (Surrealismo)

Desde las ondulantes notas de su radio descubrió los fascinantes secretos de la vida. Los saboreó palabra por palabra. De ahí no salió del estupor de esta grande revelación. Tomó nota de cada pericia que había hecho en la vida, llenando cuardenos, notas, papeles higiénicos… Hasta su propia piel. Era tanto, tanto. Su casa más…

Placenta | Cuento (Surrealismo, Terror)

Estaba en la deriva de la nada. Aquel agujero los había tragado y ella era la única sobreviviente de la tripulación. Todo era oscuro, vacío. Pudiera estar lejos o en ningún lugar. El único aparto funcional era el intercomunicador, intentó usarlo, pero, no hubo respuesta. Solo el ruido molesto de un avispero. Quizás desaparecieron o…

Murallas invisibles: Parte 2 | Cuento (Fantasía, Terror)

Originalmente publicado en Tenebris Ficta:
    Ya los vivos no son tan recurrentes. Supongo que se cansaron de mí. Rayos, ¿dónde estoy y para qué estoy aquí, acorralado entre sombras y madera vieja? Si hay algún Dios, le digo firmemente que se joda junto con todos sus poderes divinos. Al diablo con todo eso.…

El ruido está en nosotros: Parte 3 | Cuento (Ciencia ficción, Terror)

Originalmente publicado en Tenebris Ficta:
Paralizado y aterrado, los segundos que pasaron fueron eternos, mientras aquellos cuerpos purulentos se acercaban lo suficiente para tomarme y destrozarme; sin embargo, dos rayos impactaron en sus cabezas y de inmediato cayeron al suelo. Era Freddie, con el rifle de Elfdred. Cuando pude respirar de nuevo, lo saludé y…