Borrachos y literatura | Poema

Entro al bar, huele a orines, y tus labios carmesí besan a otro. Entro al bar, la mesera se está fajando al trailero, y tus labios púrpuras también. Entro al bar, la fiesta está muy buena, tanto que tu labial azulado se pierde con los demás. Y yo, terco, vuelvo a entrar al mismo bar,…

Húmedos | Poema

Me encuentro ante una sonrisa que me recuerda aquel verano y su brisa, llena el corazón con una risa, así que su espíritu se eriza. Yo que no buscaba tanta dulzura en esta fruta mordaz, hallé un gusto dulce y algo más; refinamiento, vida y belleza y algo más: amor, juego, pasión y caricias, y…

Agronomía insufrible | Poema

Aquella noche la tierra Absorbió tu cuerpo. Lloré riscos, Y quise poblarte Con arados y lágrimas. Las estrellas vinieron y se fueron. Mi mirada seca refulgió en aquel túmulo, Esperando a que la amante volviera Con el regalo que tanto esperaba. Y no. Grité a los cielos y a sus astros, Pedí clemencia con jades…

Viendo a las nubes | Poema

Cuándo volverán los tiempos en que las tormentas de tus fluidos empapen mi promiscua cara; cuándo volverán los tiempos en que fijándome en tu mirada mi semilla atraviesa ese vientre nutriendo a tu morada; cuándo volverán los tiempos en que vamos al cine reímos y nos olvidamos de la pelea acordada; cuándo volverán los tiempos…

El punto de vista de un tímido amante | Poema

Recuerdo… tu pálida piel acongojada a la espera de mis trotes de hombre, pero cuál cuerpo bello tuve miedo de herir, si domarlo…; pensé en parar la hazaña, empero, te dejaría deseando roces cuando ambos anhelamos de nuestros cuerpos el infinito goce. Pues domásteme tú, amazona del placer, que no me apena, ni empequeñece mi…

¿Quién se engañó primero, la mente o el corazón? | Poema

Si supiera que nuestros cuerpos tendrían que separarse, entonces no te hubiera dejado, estaría siempre presente, siempre contigo, siempre dentro… Pero a veces pasa el engaño, entra a nuestra morada, con el credo de un cura farsante, así amar lo amado, donde la realidad fue otra, la del exilio, la del olvido.

La pasión del escritor | Poema

Hace dos cuaresmas aprendí de la soledad un hecho sin igual: por más que eleve mi orgullo con competencia, con sueños, con cuentos, con novelas, o poemas, tu nombre siempre [siempre] estará entre mis personajes.

El sociópata dice: mírame, pero tócame | Poema

Las bebidas chocan, las promesas se invocan… Escucho tu sonrisa, recuerdo los tiempos de nuestros dieciséis; sueños y juramentos, casamientos y demás lamentos, nos entregamos tempranamente en un amor candente juvenil e infantil, ambos neófitos en el amor, niños curiosos, perdidos en el laberinto de los sentimientos… Ahora años después, la zozobra de separarnos pasó,…