¡Aleluya! Paradoja (segunda edición) | Cuento (Absurdo)

—No soy yo, eres tú.

Y el terrible dios Ego fue gravemente lacerado, creando un terrible trastorno esquizofrénico que derivó en un crisis existencial exorbitante; escuchaba voces, unas de odio, otras de tristeza; también un comediante murió llorando; un pianista se lastimó sus dedos lavando platos; un gato ladró por su amor a la humanidad; las estrellas se convirtieron en faros portuarios más gastadores que la iluminación LED; además, varios planetas explotaron en un supernova rocambolesco…, e hizo que el Universo se contrajera para crear otro, uno donde el Yo se eximiera de toda culpa, y la papa caliente se la quedara el .

Anuncio publicitario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s