Principio de principios | Cuento (Absurdo, Fantasía)

Por fin Julián encontró el picadientes que perdió hace años. Bajó su mano, tomó el palillo viejo, y se lo puso de nuevo en la boca. Nunca hubiera imaginado que la máquina del tiempo se hacía de una manera heterodoxa, partiendo de algo pequeño y trivial; de madera hecho para quitar desechos, preexistiendo a los tiempos del bucle, ahora mora en lugares intransigentes a la espera de un espíritu distraido que viajará a la era preclásica, donde todo empezó, y todo concluyó.

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Manu Merino dice:

    Reblogueó esto en RELATOS Y COLUMNAS.

    Le gusta a 1 persona

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s